Carnaval de Huejotzingo, un colorido espectáculo donde se funden las fronteras del sueño y la realidad

Carnaval de Huejotzingo, Puebla

Identidades
1

La Fiesta de Carnaval celebrada en Huejotzingo, Puebla es una tradición reconocida internacionalmente con orígenes en el año de 1869, en la cual los habitantes usan atuendos de vistosos colores bordados de lentejuelas y máscaras que representan a los conquistadores españoles, demonios o animales, talladas o adornadas de fibras, palmas o plumas.

La fiesta comienza el sábado anterior al miércoles de ceniza y termina el martes, poniendo en escena tres hechos históricos: la Segunda Intervención Francesa de México (la batalla del 5 de mayo), el rapto de la hija del Corregidor por el legendario ladrón Agustín Lorenzo y el primer casamiento católico de indígenas en toda la América, realizado en Huejotzingo, de cuyos sucesos emanan sus trajes.

La participación en el carnaval, es organizada por comparsas de batallones y de grupos cuyos miembros se visten de una manera estandarizada y cumplen determinados papeles en la celebración de este festival. Participan los batallones y los grupos. Los batallones tienen tintes militares y portan mosquetes, son los Zapadores, Zacapoaxtlas, Indios Serranos, Franceses, Turcos y Zuavos. En los grupos se encuentran los Apaches, el "Casamiento Indígena" y los africanos traídos a la Nueva España en la época Colonial. Al momento de escenificar el rapto, se vive una de las estampas que ofrece la oportunidad única y excitante de sentir ese acto de comunión entre la guerra y el amor.

Todos ellos comandados por el General en Jefe y su Estado Mayor, sin olvidar que la escena relevante del carnaval, la tiene la "dama" y Agustín Lorenzo, acompañado por su gavilla de ladrones. Pero no se les resta importancia a las danzas autóctonas de los negritos, los zapadores, los indios y los serranos, personajes disfrazados que bailan, al compás de la música, desde el mediodía hasta el atardecer, por las principales calles del lugar.

Sea cual fuere el origen de la integración de las tres historias, lo cierto es que generaron una enorme tradición que, con algunos cambios, perdura con mucha fuerza. Tan es así que los Huejotzincas están seguros que su Carnaval nunca morirá, pues ni siquiera en años difíciles, cuando les fue prohibido usar mosquetones, que entonces se sustituyeron con palos, ha desaparecido.

Dependiendo del batallón, el número de sus miembros varía entre 40 y 290 miembros. Los espectadores forman parte importante del elenco de esta escenificación, que es una muestra del arte que producen las manos mágicas de los artesanos de Huejotzingo, quienes prácticamente trabajan todo el año para este gran día.

Es meritorio señalar que la gran mayoría de los trajes, son confeccionados por las mujeres huejotzincas. Aunque los costos de la realización de esta festividad corren a cargo de las autoridades locales, los participantes deben invertir en uno de estos trajes, entre 10 y 30 mil pesos y hay quien desea confeccionarlo a detalle con un costo de hasta 50 mil pesos.

Durante la semana del carnaval, este pueblo parece regresar al pasado. Soldados franceses y mexicanos se apoderan de las principales calles del lugar, marchan y danzan al compás de la música de viento, tambores, trompetas y cohetones que anuncian la llegada del enemigo. El último día, se lleva a cabo un desfile con los más de 10 mil danzantes, constituidos en 21 batallones o cuadrillas, quienes con paso firme, marchan, bailan y animan a los asistentes a participar en esta fiesta que transforma la vida cotidiana de sus pobladores. El cierre del carnaval lo hace la comunidad infantil, con la misma representación que el carnaval mayor.

Como dijera Frances Toor, "...el de Huejotzingo, es el más artificioso y brillante de los carnavales de pueblo; es un colorido y ruidoso espectáculo con olor a pólvora, donde se funden las fronteras del sueño y la realidad".

Este 2017 la fiesta se celebrará del 25 al 28 de febrero en su 149 aniversario. Si se anima a visitar Huejotzingo, una de las vías de acceso es por la carretera federal 190, localizándose a 33 kilómetros de la Ciudad de Puebla. Cada año se esperan más de 25 mil personas de diferentes países.

 





Comentarios (0)

comentario valorado en 0 de 5 basado en 0 votos
Aún no hay comentarios publicados aquí

Agrega tus comentarios

Comenta como invitado. O bien Regístrate o Accede a tu cuenta.
0 caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir tu ubicación
Escribe el texto que se muestra en la siguiente imagen. ¿No lo ves claro?
Publicidad
Publicidad
Suscríbete a nuestro boletín y recibe las novedades de Soy Puro Mexicano en tu correo electrónico:
captcha