Existen muchos materiales fabricados con vidrio como son botellas, lentes, ventanas, vitrinas, espejos y una gran variedad de productos, sin embargo hay un pueblo donde artesanos mexicanos pueden crear verdaderas obras de arte con este material.

Tonalá es una de las regiones en nuestro país donde aún conservan las tradiciones de este oficio puesto que los artesanos, a través de su imaginación y gran talento, logran crear piezas únicas con la técnica del vidrio soplado.

Se dice que esta práctica llegó a México en el siglo XX y consiste soplar a través de un tubo (que puede variar de tamaño y grosor) para crear burbujas de aire y con ellas moldear el vidrio fundido con diversas formas para fabricar utensilios y cualquier otro ornamento.

Para conseguir estas creaciones los productores deben contar con un horno especial, que en muchas ocasiones tiene forma de cúpula, algunos usan materia prima (arena de sílice, carbonato de sodio y caliza) y otros usan vidrio reciclado.

Cabe señalar que el uso de material reciclado aporta otras ventajas relacionadas al cuidado y protección del medio ambiente al generar menos contaminación de la atmósfera por la disminución del uso de combustibles en los hornos, menos acumulación de envases en los vertederos y depósitos de basura.

Para fundir el vidrio se requieren de mil a 1500° grados Celsius y los artesanos trabajan el vidrio para moldearlo alrededor de los 1300° de temperatura, por lo que deben seguir ciertas medidas de seguridad ya que es muy peligroso trabajar con material de esos temples porque pueden sufrir quemaduras severas.

El proceso de las artesanías de vidrio soplado dependen de la pieza que se quiera hacer, la más sencilla de elaborar es el vaso y su proceso consiste en cuatro etapas, la primera es la posta: se saca del horno una porción de material fundido y se rueda sobre una superficie lisa; el segundo es el cuerpo: se le da forma al vidrio con ayuda de herramientas como pipas o cañas largas, pinzas, tijeras y tubos especiales; el tercer paso es el soplado y el último paso es el terminado, que consiste dejar enfriar el material.

Cabe señalar que para realizar piezas de vidrio soplado se requiere un gran trabajo ya que si no se tiene una buena experiencia sobre el manejo de los colores y la técnica de elaboración, no se pueden obtener los resultados que se buscan.

Existen 2 métodos para el empleo del vidrio soplado:

  • Soplado al aire: La pipa o caña puede ser más corta para facilitar la manipulación, se combinan soplos cortos y soplos rápidos y fuertes.
  • Soplado-moldeado: después de soplar la porción de vidrio se infla dentro de un molde de madera o metal tallado, de esta manera se le da la forma y la textura de la burbuja del cristal. La diferencia de esta técnica es que mejora las condiciones para la producción en serie.
Aunque la técnica del vidrio soplado no ha sufrido muchos cambios desde su descubrimiento, en la actualidad algunos municipios como Tonalá en Guadalajara, realizan esta actividad como una forma de vida y de tradición mexicana.

Debido a todo el trabajo que requiere hacer una pieza de vidrio soplado es que las artesanías varían de precio dependiendo de la dificultad de su elaboración, por lo que si quieres conocer más de esta actividad así como la gama de creaciones e incluso verdaderas obras de arte, debes visitar la perla tapatía.

¿Te gustó este contenido? Compártelo con tus amigos:

 

 

Comentarios (0)

Aún no hay comentarios publicados aquí

Agrega tus comentarios

  1. Comenta como invitado. O bien Regístrate o Accede a tu cuenta.
0 caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir tu ubicación
Escribe el texto que se muestra en la siguiente imagen. ¿No lo ves claro?
Publicidad

Contenidos

Publicidad
Enlace amigo
Soy Puro Mexicano te invita a que visites Ser Media Radio y sigas su programación.
Ser Media
visita: www.sermedia.mx